La semana de mama: Mamás que corren

SB: Llevamos mucho tiempo sin pulular por aquí, pero es que nuestros padres llevan una temporada en medio de una vorágine física y mental…

SG: Vamos, que no sueltan el ordenador entre los dos ni para ir al baño.

SB: Porque cuando uno está en medio de una carrera, el otro está ahí, dale que te pego escuchando charlas que les da un señor sobre temas que parecen muy serios.

SG: Claro que mamá dice que no es verdad que se pasen todo el día, que mientras nosotros estamos jugando no nos damos cuenta de que ellos están trabajando en la oficina o en la casa.

comput

Crédito a la página indicada en la foto

SB: Bueno, la gran noticia es que mamá ha terminado su primera carrera oficial de 5 km…

SG: En realidad tú no lo recuerdas, pero es la segunda… de la primera dice que no quiere acordarse.

SB: ¿Aquella que corría con Supertita? ¿La que llegó la última veinte minutos después de los demás?

SG: Esa misma…

SB: Jajaja, sí que me acuerdo. Fue muy divertido, con Supergüeli diciendo que por qué narices no se retiraba y nos dejaba a todos ir tranquilos a tomar un café al bar…

SG: Pero sabes que mamá cuando empieza algo lo termina, aunque sea veinte años después.

SB: Eso es cierto, mamá no se rinde.

SG: Esta vez además ha llegado en la mitad justa del pelotón.

SB: Y está muy contenta porque dice que:

“yo era de las que suspendía gimnasia en el colegio, no me puedo creer que aguante corriendo tanto tiempo”

SG: Pero comenta que poco a poco se le ha ido pegando el gusanillo y que en realidad, la barrera entre correr diez minutos y correr veinte está más en la cabeza que en los músculos y que la mayoría de la gente puede llegar a correr esos 5 kilómetros simplemente entrenando un poquito regularmente.

SB: Lo que diferencia es la mentalidad.

SG: Bueno, también dice que el ambiente en la carrera es una maravilla, que casi que el mismo apoyo y la gente te animan a seguir un poco más…

frauenlauf

Foto tomada de la página web de la Mercedes-Benz Frauenlauf en Dresden

SB: Y como mamá no sabe hacer nada si no es por una buena causa, por supuesto, corre siempre con un dorsal solidario de unoentrecienmil.

SG: En realidad los dorsales los compramos hace algunos años, pero siempre sospeché que para lo máximo que los íbamos a usar era para ir corriendo detrás del autobús en la parada.

SB: Pero al final mira, la vida está llena de sorpresas.

1940

SG: Y seguimos corriendo. Y seguimos en cambio. A mamá le quedan menos de quince días para cambiar de trabajo, pero la están mareando de un lado a otro. Y tienen también planeado celebrar su aniversario fuera.

SB: Eso que ganamos, que gracias a ello podemos acceder estos dos días al ordenador…

La semana de mama: Qué difícil pillar Wi-Fi

SB: Nos hemos saltado así como quien no quiere la cosa un par de viernes…

SG: Y mamá todo lo que prometió poner en diciembre…

SB: Pero ella dice que lo tiene todo preparado, que el problema es encontrar la manera de ponerlo en la red y que en cuanto tenga ordenador se pone al día…

SG: Menos mal que las Navidades duran un rato más en España que en Alemania…

SB: Y eso que mamá es multitarea.

SG: Sí, que como dice papá, se ha pasado las navidades haciendo de todo…

SB: Vamos, bebiendo coca-cola, haciendo punto, viendo la tele y pasando “tiempo de calidad” con nosotros…

SG: Lo de tiempo de calidad supongo que será porque este ano no se ha metido en el cuarto para hacer una maratón del CSI en AXN como las Navidades pasadas…

SB: Pero a mí no se me quita la sensación de que mamá quiere más a la tele que a nosotros… De cuando en cuando nos manda fuera y dice que para una vez que puede ver algo lo quiere ver tranquila…

SG: Yo casi hubiera preferido que hubiera visto más porque así hubieramos podido tomar más gominolas.

SB: Pero todo lo bueno se acaba.

SG: Así que estamos a punto de volver a nuestro reino de las nieves.

Kisi_Rojo02_Click

Mamá no quiere volver…

 

SB: A mami en el fondo le gusta la nieve, se ha pasado todas las vacas haciendo versiones de “Frozen”. Especialmente desde que su amigo Frikiman le puso ésta:

SG: La favorita de Superprimi ha sido esa de “Vamos a comer lentejas”

SB: Creo que Superprimi todavía anda recuperándose del susto…

SG: En fin, que volvemos a casa, a la rutina y con un poco de suerte mamá ha prometido:

Caray, me tendría que poner al día con el blog…