Videoplan: Star Wars, LA trilogía

Creo que el título del post lo dice todo. Para mí no hay más películas que las tres originales y no porque sea una purista, sino porque las otras me aburrieron solemnemente. Con deciros que la tercera aún no he llegado a verla porque era madre de un bebé por aquel entonces y para una noche que tenía para salir, la elección estaba entre el “Episodio III” o “El Retorno del Rey”. No hay ni que decir que Gandalf y Aragorn ganaron de calle. Resumiendo, me parecieron una pérdida de tiempo en su época y a la edad que tengo, no voy a verlas salvo que me obligen en alguna soiré social friki en las que participo.

 

 

Star_Wars_2

De todos modos, sabéis que este es un blog en el que se aceptan todas las opiniones, incluído pensar que soy una snob sin remedio por el tema de la precuelas…

 

Y creo que sabéis que una de las grandes espinas que tenía clavada era que los Supernenes se asustan hasta con su propia sombra cuando están viendo películas y rechazaban intentarlo con la trilogía favorita de su madre. Por eso tengo que agradecerle a Disney que gracias al estreno del “El despertar de la Fuerza”, SB ha decidido animarse a ver LA única trilogía que existe y ha animado a su hermana a participar en el videoplan.

Sinopsis:

Sí, sé que los frikis pensáis que no se necesita dar sinopsis ninguna, pero os sorprendería la cantidad de gente que ni ha visto, ni sabe de que van, las películas de la saga. Sobra decir que SM piensa que se ha casado con una mujer bella e inteligente que además es capaz de citar a Yoda…

 

Star_Wars_1

 

Los Episodios IV, V y VI cuentan la historia de descubrimiento de Luke Skywalker, un jóven que pasa de ser un granjero en un planeta de mier…coles en una “galaxia muy, muy lejana” a pilotar cazas molones para la Alianza Rebelde que lucha contra un malvado Imperio Galáctico que tiene como meta construir una estación espacial capaz de destruir planetas en pedacitos del tamaño del confetti. Luke descubre que es el último representante de una especie de filosofía de guerreros llamada los Jedi, que dominan una energía que nos rodea a todos, “la Fuerza”. Pero la fuerza tiene también un lado oscuro…

Las tres películas están secuenciadas a la manera de una historia con el “Episodio IV: Una nueva esperanza” siendo una especie de introducción de los personajes, el “Episodio V: El imperio contraataca” el nudo en que se desarrolla la trama y el “Episodio VI: El Retorno del Jedi” cerrando el final de la trilogía.

Comentario:

De nuevo volvemos a enfrentarnos a una serie de películas que han resistido sorprendentemente el paso del tiempo. Y digo lo de sorprendentemente porque las películas son puro y duro entretenimiento, sin muchas más pretensiones, y una de las grandes bazas es la atracción visual. En su época tuvieron los mejores y más innovadores efectos especiales que se podían encontrar en el mercado. Pero tiene que haber algo más, dado que visualmente han sobrevivido con mucha gracia a los cuarenta años en media que tiene cada una. Hubo un intento de pegarles un pastiche con nuevas imágenes cuando se estrenó aquella otra trilogía que no puede ser nombrada, pero a mi gusto, fracasó de manera lamentable.

El guión como digo es bastante maniqueo y quien quiera ver cine con algo de sustancia sobre temas trascendentales de la vida puede olvidarse de ellas. Pero para ser una película puramente comercial y sin mayor trascendencia, tiene una trama interesante y unos personajes bastante sólidos. En especial, la princesa Leia fue el primer personaje femenino con un poco de actitud que tuve la suerte de ver en la pantalla. De hecho el otro día leía en una crítica que Leia pasaba de ser un personaje muy interesante a uno muy desvahído que más parece preocupado en la búsqueda de pareja que otra cosa.

 

Star_wars_4

Después de volver a ver el Episodio VI, puedo rechazar de nuevo con seguridad todos los cargos. La supuesta dulce malva persigue, dispara y se sigue liberando ella sola siempre que puede. Y aparte de cuando en cuando lleva ropa molona, sí, las dos cosas no son incompatibles. Por desgracia SG se descabalgó en la primera de las películas.
star_wars_3

Mi hija es una vulgar muggle intergaláctica pero creo que podré superarlo y perdonarla, porque SB sin embargo ha flipado con las tres y seguimos teniendo la oportunidad de hacer maratones con él hasta que mis nietos puedan hacerlos con nosotros.

Así que abrochad vuestros cinturones, poned al alcance de vuestra mano esas palomitas intergalácticas y disfrutad del viaje. Para mí el sonido de esa banda sonora que hoy todos conocemos fue el comienzo de una maravillosa amistad.

Videoplan: La princesa prometida

Yo me las prometía muy felices, porque lo habíamos hecho todo bien: nos compramos y leímos el libro, que les encantó, hace unos años y llevábamos esperando tiempo a que la compraran en las bibliotecas municipales… Por eso cuando abrieron el acceso a “La Princesa Prometida” en Netflix, el bueno de SM y yo estábamos encantados y casi empezamos a preparar las palomitas en el mismo momento en que la vimos pasar.

No voy a hacer una crítica de cine porque en su día un blogero de lujo ya la hizo mucho mejor de lo que lo podría hacer yo nunca. Mi interés con esta sección de cine y palomitas es recopilar de qué manera reaccionan mis hijos ante películas que a nosotros nos encantaron y son grandes clásicos. Y dar mi opinión revisitada sobre qué películas se puede uno plantear ver con los niños modernos y cuáles eran quizá un poco bestias cuando nos las introdujeron a nosotros a tan tiernas edades…

Sinopsis:

Basada en el libro del mismo nombre (que tiene más o menos los mismos años que tengo yo y que los ha cumplido admirablemente) de William Goldman, “La Princesa Prometida” narra la historia de un abuelo que le lee un cuento a su nieto: la maravillosa historia de amor entre Buttercup y Wesley, que parece acabar cuando él parte a buscar a otras tierras y muere a manos de un famoso pirata. Buttercup es tan hermosa, que el mismo Príncipe de  la elije para ser su esposa, pero poco antes de la boda, un misterioso caballero negro la rescata de manos de unos soldados que tenían intención de matarla y … empieza la aventura.

 

Comentario:

Mi sentimiento por la película no ha cambiado ni un ápice en los veinte años que llevaba sin verla. Hay otros éxitos que me encantaron cuando tenía la edad de los Supernenes y con los que ahora mismo me sonrojo al pensar en que sufrí semejantes arrebatos infantiles y juveniles. Pero “Princess Bride” sigue siendo una buena película, con un plantel de actores muy sólido y que parte de la premisa de que es bastante fiel al libro, que ya está bien escrito de por sí. Vamos, que me sigue pareciendo buena hasta decir basta.

La de cal la aporta que no había contado con la baja tolerancia al tenebrismo que tienen los Supernenes: con el par de padres mataorcos y decapitazombies que tienen, la tolerancia que presentan los dos a cualquier punto de la película en que el protagonista pasa un mal rato, está en la escala de los números negativos. Vamos, que es imposible disfrutar realmente de una película de aventuras cuando cada uno de los dos está metido dentro de un ala y protestando para pedir que la paremos porque (literal) “es muy gruselig”. Que viene a significar que se están cagando de miedo.

En definitiva: la peli la terminamos Superman y yo solos, mientras los Supernenes supongo que estaban escondidos en el rincón más profundo de debajo de su cama que alcanzaron. Vale que esta desgracia me la he buscado yo misma, por no exponerlos desde la más tierna infancia a la violencia que pulula por la televisión (recordemos, no tenemos tele y mis hijos han visto Pocoyo hasta que escondí los discos porque ya no me parecía normal que a su edad vieran un programa en que el personaje principal no usaba frases completas con sujeto y predicado). Pero esperaba que se fueran haciendo un poco más de coraza con el tiempo y llegásemos al menos a poder ver historias con un poquito más de enjundia que las de Walt Disney (curiosamente, leer, sí que pueden leer este tipo de historias. Se ve que su imaginación visual hace la censura previa de las partes más gore).

 

25_52_Magia

No siempre pueden ser princesas Disney, hijos míos…

 

Vamos, que el experimento ha empezado mal. Vamos a ver qué ocurre cuando intentemos con “La historia interminable”, que ya la vimos una primera vez y aunque la actitud fue parecida, al menos consiguieron terminarla. Quiero comprobar si a base de desensibilizarlos con éstas, llegamos a poder ver alguna vez la trilogía de la Guerra de las Galaxias en familia…