Compite solamente contigo mism@

Hoy he sido capaz de correr siete kilómetros. Seguramente no lo he hecho a una velocidad de vértigo y he llegado al final de mi entrenamiento echando el hígado por la boca. Me da exactamente igual. Porque si me lo hubieran contado hace apenas dos años, me hubiera muerto de la risa y no únicamente por la idea de que yo podía aguantar más tiempo corriendo del que se tarda en perder un autobús mientras le ves escaparse en la distancia.

13_La carrera nocturna

En este tiempo, aparte de hacer algo de forma física, he aprendido gracias a la depresión a que no todo lo tengo que hacer para ganar o para ser la mejor. Puedo invertir mis horas libres y mis energías también en hacer cosas en las que nunca despuntaré, iré poco a poco e incluso es posible que me estanque. Da igual, ya no quiero ser perfecta. Quiero sencillamente pasarlo bien.

El secreto es que cuando intento ser mejor ya no estoy compitiendo con nadie más, estoy compitiendo conmigo misma. Y desde que intento no compararme con los demás, lo cierto es que mi vida ha mejorado mucho. Os dejo un enlace a una charla TED de una psicóloga sobre el tema. Creo que merece la pena verla:

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *