El parque del bosque

Y un rincón secreto a menos de cinco minutos de mi casa, medio kilómetro cuadrádo de bosque en el cuál se puede correr, jugar, practicar tenis y refrescarse entre los árboles en los días en que viene el buen tiempo. El Waldpark es uno de los lugares donde encontrarse con la gente o salir a disfrutar de cinco minutos de la naturaleza, cuando no es posible irse más lejos a tomarse un respiro.

21_52S_DD

Un helado con historia

El café Losch en Striesen es un lugar con mucha historia. Helado como en la antigüa DDR en un espacio familiar, en el que no se permitía fumar incluso antes de que estuviera penado por la ley. Y si no se quiere sentar uno a tomar una copa de helado, es posible pedir un cucurucho y tomarlo paseando al lado de la Kreuzschule. Otro lugar con mucha tradición que alberga una escolanía con más de siete siglos de historia.

19_52S_DD

A veinte minutos de un paraíso natural

Técnicamente no es una parte directa de la Aldeíta y tampoco es realmente un secreto para los que vivimos aquí. Pero la mayoría de los visitantes suelen quedar impresionados de que apenas a un cuarto de hora en coche o cuarenta minutos en transporte público, tengamos un lugar tan impresionante como la Suiza Sajona. Vale que las alturas no son las del Matterhorn, pero las vistas son realmente impresionantes.

18_52S_DD

Mal vamos

Fue Winston Churchill el que dijo que la imaginación consolaba a los hombres de lo que no pueden ser y el sentido del humor nos consuela de lo que somos. Si yo tuviera la posibilidad de pillar a un hada de estas de varita mágica como las de la Bella Durmiente, que me concediera uno y solamente un don, creo que lo que le pediría es la capacidad de poder reírme de mí misma. Es una cualidad en la que he ido mejorando con los años, pero de la que aún creo que podría sacar mucho más partido. Y lo haría porque me parece un don muy necesario para desarrollar la tolerancia, el no creerme el ombligo del mundo y el relajarme en muchas ocasiones en que es necesario tomar perspectiva con la situación por la que estás pasando. El sentido del humor te ayuda a no tomarte demasiado en serio, lo cuál es fundamental a ratos para poder afrontar con seriedad absoluta y la cabeza bien amueblada lo ilógico e inexplicable de esta vida.

Esto viene a cuento de que en las últimas semanas he notado dos historias muy parecidas y que afectan a personas conocidas porque viven de su sentido del humor. Hace unas semanas, nos sorprendía la polémica de la Alcaldesa de Teruel con EMT. Y en estos días resulta que le han pedido a José Mota pedir perdón por un sketch en un programa televisivo de humor.

Reconociendo que hay bromas que no hacen ninguna gracia, en estas dos instancias me parece que hemos perdido un poco los papeles. A lo mejor podría llegar a entender que una broma por parte de un político o de un juez en el transcurso de su actividad no sean recibidas de manera muy cordial y haya gente que se moleste. Pero tanto “El Mundo Today” como el programa de José Mota son espacios de humor. Es decir, sabes que lo que vas a leer o ver en los dos espacios es una parodia y que como tal se tiene que manejar. En ninguno de los dos casos se trata además de este tipo de humor chabacano que roza el mal gusto. No veo el punto de la ofensa por ningún lado.

Mal vamos si intentamos acallar todo aquello que no nos parece acorde con lo que pensamos. Mal vamos si no somos capaces de reírnos un poco de las situaciones criticas en nuestra vida.

62_Timmi

Timmi, uno de los personajes de otra serie en la que abunda el sentido del humor y la ironía fina sobre la sociedad en que vivimos, “Shaun the sheep”. Parece mentira que un animal pueda hilarnos tan fino a los humanos.