Hoy no es día de celebrar nada

En un tiempo en el que parece que cualquier tipo de causa se ha convertido en una excusa para la reivindicación más o menos festiva, el día 8 de Marzo yo al menos entro siempre en conflicto conmigo misma.

 

20140806-54_Santander 2014

Que sí, que se ve un rayo de sol… pero el panorama está bastante oscurito en este tema…

 

Porque sé perfectamente que no es una jornada para “celebrar” nada, sino para reivindicar. ¿Qué os parece que no? Os voy a dar mis diez razones para hacer de este día un grito de nuevo:

  1. Parece que en cien años lo único que ha cambiado sustancialmente es el lugar en donde se explota a las personas. Y por desgracia, las mujeres tienen muchas más posibilidades de ser explotadas que los hombres.
  2. En el mundo “privilegiado”, seguimos a vueltas con la conciliación, tan a vueltas como estábamos hace trece años cuando aún me pensaba si me arriesgaba a ser madre. #Yotampocorenuncio y quiero que las que vengan detrás de mí lo tengan mejor de lo que lo tuve yo.
  3. Ya no es sólo el tema de la conciliación: los techos de cristal, la desigualdad de salarios, la condescendencia… Llevo veinte años de profesional escuchando que han desaparecido y volviendo a encontrarme con ellas una y otra vez. Ya no me lo creo.
  4. No importa que vaya con cuatro amistades más, si son todas de mi mismo sexo hemos “salido solas”.
  5. Ya me podrían dar un premio Nobel o un reconocimiento a toda mi carrera profesional: habrá un sector de la población que me juzgará por lo que lleve puesto o por mi apariencia física, cosa que he visto hacer con un hombre en contadísimas ocasiones. Y puedo dar gracias a que nunca he sufrido una agresión, porque del mismo modo, también se juzgaría mi actitud y la ropa que llevaba puesta.
  6. Y encima habrá muchos que se crean que el premio o reconocimiento del punto 4 me lo han “regalado” por el hecho de ser mujer (lo he escuchado personalmente cuando algunas colegas han ganado alguna beca).
  7. Si levanto poco la voz es porque no tengo suficiente decisión, si la levanto mucho, es porque soy una histérica.
  8. Aún las veces en que acierto plenamente con el tono y soy asertiva, se me acusa de “poner mis intereses personales por delante de los demás” (como si fuera algo malo o inaudito).
  9. Todavía la gente me mira y ve una mujer (que no es malo, que lo soy y no me importa serlo… lo que duele es que no vean a una persona por encima de la casualidad biológica con el cromosoma XX).
  10. Tengo una hija y un hijo. Quiero un futuro mejor para ellos. Como personas, como pareja de otras personas, como padres…

 

Karlovyvary_23

Así que si me estás leyendo, levanta el vaso. Vamos a brindar por todo lo que hemos logrado. Y a ser posible recordar todo lo que nos queda por hacer todavía…

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *