La vida en invierno

Vivo en un entorno realmente privilegiado. A diez minutos en tranvía un centro urbano histórico, con ópera, dos orquestas filarmónicas con fama internacional y varios museos con obras de arte de primer orden. Diez minutos en la dirección contraria y estoy metida en un maravilloso bosque en el que salimos mucho a pasear.

La nieve y el hielo no detienen la vida en invierno. Aquí hay un dicho, “no existe el frío, sino la ropa poco adecuada”. Al principio no podía salir sin que se me helasen los pies, pero a todo se acostumbra una también…

01_52S-1