Videoplan: Documentales con niños

Cuando empecé con esta sección del blog, tenía pensado presentar alternativas a lo típico que se hace con niños. Más que nada, porque salvo honrosas excepciones como Pixar, las cosas que se hacen para críos muchas veces parecen juntadas por un zombie espástico en un mal día. Hoy voy a hablar de un género que no se asocia directamente con los pequeños. Cuando hablamos de niños y documentales, lo primero que se le viene a la mayoría a la cabeza son los animalitos.

 

20140804-28_Santander 2014

Disclaimer: amamos también los documentales de animalitos. Molan mucho. Es mucho mejor que ver los animales en un triste zoo…

 

Y los documentales de animalitos están muy bien, no me malinterpretéis que también me gustan y me parecen adecuados para ellos. Pero más allá del mundo de los tigres de Bengala, las ballenas enormes y los pingüinos de Madagascar, existe un mundo de documentales con contenido científico o social en el que quiero concentrarme hoy, dando una lista de los cinco mejores que han pasado por nuestra vida desde que somos padres:

Sinopsis:

Microcosmos:
Es el primero que vamos a tratar y para seguir siendo la llevacontraria que soy, pongo uno de animales. Pero lo pongo porque no es el “típico” documental de animales. Microcosmos se terminó en 1996 y fue un boom, llegando incluso a estrenarse en la gran pantalla. Nunca había visto nadie el mundo de los insectos desde tan cerca. Y es fascinante. La fotografía macro de este documental le valió muchos premios y puso el género de nuevo en el mercado. Microcosmos es el abuelo de otras películas tan interesantes como “Nómadas del viento” ó “Génesis”. Abstenerse las que no pueden ver de cerca un mosquito, gusano, babosa o insecto sin más, sin sentir nauseas. Yo es que siempre he sido muy asquerosa para este tipo de cosas.

Microcosmos_belgeseli
La historia del camello que llora:
Un documental muy interesante por la orientación que se le da a la historia, mitad documental, mitad cuento-leyenda. El realizador se basa en una leyenda local de su pueblo, en un remoto asentamiento de pastores, nace un camello singular, un camello albino. Pero su madre lo rechaza y la vida del pequeño está en peligro. Hasta que alguien menciona la posibilidad de derretir el corazón de la madre, haciéndole llorar… Y lo demás, entra dentro del terreno del spoiler, así que aquí lo dejo.

2007.03.22+LA+HISTORIA+DEL+CAMELLO+QUE+LLORA+%28V.O.S.%29

Babies:
Este es sin duda uno de los favoritos de SG. La premisa es bien simple: sigamos la vida de cuatro bebés en su primer año de vida. Desde un pequeño nacido en una tribu seminómada en África hasta la hija de dos profesores de universidad en la muy industrializada EEUU. Aparte de que los pequeños son todos ellos monísimos y ya sólo por eso merecería la pena ver el documental, los contrastes entre las costumbres de los distintos grupos humanos, dan para un buen rato de charla con nuestros propios hijos. O son una buena excusa para hablar con ellos de cuando eran así de pequeños, por qué no…

220px-Babies_poster

El camino a la escuela:
Y si hablamos de documentales con los que los peques pueden sentirse identificados, “El camino a la escuela” es uno de los mejores que he visto. La edad de los protagonistas y su increíble aventura a lo largo de kilómetros y kilómetros de camino les descubrieron a mis occidentales hijos los muchos privilegios de los que disfrutan sin darse cuenta. La historia está narrada de manera fresca y natural y los protagonistas y sus historias llegan al corazón. En especial, Samuel nos caló en el alma a toda la familia, no solamente por él, sino por el coraje y el entusiasmo de sus hermanitos a la hora de ayudarle a sobrepasar los obstáculos. Historias duras y sin embargo contadas con un entusiasmo y un optimismo que ayudan a afrontar los pequeños contratiempos de “primer mundo” que tenemos a veces en nuestras vidas y que a mí por lo menos me muestran que quizá el “tercer mundo” somos nosotros, a pesar del mucho PIB o las muchas riquezas materiales que hemos acumulado.

Camino-a-la-escuela

Cosmos:
Y de infinito a infinito. Del cosmos más pequeño, al más grande. Vale, barro para casa. Este es de los documentales que más les ha costado a los Supernenes pero no puedo dejar de mencionarlo porque creo que una gran mayoría de los físicos nacidos en las décadas del 70-80 somos lo que somos porque este señor nos enseñó a soñar con un universo que había ahí fuera y al que era posible viajar con nuestra mente. Yo al final me quedé ligada a los materiales terrestres, pero este documental no ha perdido valor, vigencia, ni interés en los muchos años que han pasado desde su estreno. Y teniendo en cuenta que ahora estamos acostumbrados a un tute de efectos especiales de caernos de la silla, es mucho decir. Cosmos es un viaje de descubrimiento dentro del género humano, enmarcado en el Universo en el que vivimos. Si alguna vez la palabra “obra maestra” se escapa de mis labios en relación con la ciencia, creo que la diré relacionada con Carl Sagan, un señor del que recomiendo absolutamente todo lo que ha escrito porque no es solamente un gran científico, sino un gran humanista. Pero bueno, ya sabéis que le he tenido debilidad desde siempre.

cosmos

Comentario:

Mis hijos son como todos los niños normales. Me acuerdo que en otro blog hubo alguien que me preguntó si no se estaban volviendo raros con eso de que no tenían tele y no sabían quiénes eran los personajes que veían otros críos en sus casas. Bueno, pues al final es como el bilingüismo: de lo que saben los otros niños se enteran en la calle, y en casa sin embargo tienen la oportunidad de explorar y descubrir junto con nosotros mundos distintos. No me siento mal por darles esta oportunidad, igual que no me pienso sentir mal si pasan en el fondo de su alma de ella y deciden ser unos consumidores de mass media en un futuro (miento, me sentiré fatal, pero lo que no me voy a sentir es culpable por ello, es su decisión). El tema de los documentales aptos para la infancia nos ha servido para acercarles de una manera mucho más real al tipo de privilegios que tienen, al mundo y al universo en el que viven. Cuesta tener paciencia y en algunas ocasiones tener que parar el documental unas veinte veces para explicarles qué es lo que está ocurriendo, para razonarlo con ellos y ayudarles a que lo interioricen. Pero creo que merece la pena. Los dos tienen un espíritu crítico que asusta muchas veces y no sale de la nada. Creo que hay cosas que se beben del pecho de tus padres, como la leche materna, y el amor por este tipo de género, es también una de ellas.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *