La semana de mama: Mamá necesita un respiro

SB: ¿Estás segura de que está dormida y no va a pillarnos?

SG: Que sí, pesado, que sí… Se ha ido a la cama después de tomarse un par de copas de vino con los vecinos, así que no creo que vayamos a saber de ella hasta mañana temprano.

SB: Pobrecita, es que le falta la costumbre.

SG: Déjala, es sano eso de que no tenga costumbre de beber.

SB: Además necesita un descanso.

SG: Sí, porque llevamos unas semanitas que no contamos nada porque no le vemos el pelo…

Hoteles

De hotel en hotel, sin pausa…

 

SB: Se pasa los días sin parar de cliente en cliente y la pobre tiene mala cara cuando vuelve a casa los fines de semana.

SG: Nos consolamos pensando que muy pronto va a empezar la semana reducida.

SB: Y entonces tendremos más tiempo para estar todos juntos.

SG: Y podremos ir a hoteles juntos, en lugar de estar ella siempre solita…

SB: A mí no me gusta ir a hoteles. Cuando salimos toca siempre hacer cosas aburridas como ver ciudades, o hacer marchas kilométricas…

SG: Sobrevivirás.

SB: No lo tengo muy claro. Mamá normalmente siempre tiene ciertas ideas en la cabeza que no sé, no sé…

SG: Va a ser genial, podemos escribir juntos a menudo…

SB: A mí escribir no me mola, pero a lo mejor puede montar LEGO conmigo…

SG: Bueno, creo que lo iremos solucionando poco a poco, lo que sé también es que quiere tener más tiempo para poner cosas en el blog.

SB: ¡Oh, no! Más excursiones, si yo lo que quiero es más tiempo para jugar al ordenador…

SG: Uf, no creo que nuestra madre vaya a estar de acuerdo con eso…

SB: Pero si en realidad necesita un descanso, nada mejor que dejarnos tiempo a nosotros solos, ¿no?… Con un poco de suerte pasa como hoy, al final vamos a pedirle por todos los lados exactamente lo mismo así que llegará agotada, se dormirá…

SG: … y tendremos de nuevo el ordenador para nosotros solos…

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *