La semana de mama: Confirmado que somos unos genios

SB: Hemos leído hoy en ABC esta noticia y estamos seguros de ello…

SG: Porque le hemos preguntado a mamá y nos lo ha confirmado…

SB: Nosotros sabíamos dormir a las pocas horas de nacer…

SG: Nadie nos tuvo que enseñar nada…

SB: Puede que el horario no sea el que le convenía a este señor y que además nos despertasemos alguna vez que otra para chupar de la teta…

SG: Pero yo estaba convencida hasta ahora de que eso es lo normal cuando tienes meses, ¿no?

SB: Mamá comenta que nosotros lo teníamos claro, claro… y que ella lo tenía clarísimo también…

SG: Incluso la he escuchado comentárselo a papá…

Si nadie tiene la desvergüenza de meterse en si duermo contigo o no, por qué QZ&%&/ andan siempre pendientes de cómo duermen nuestros niños…

SB: Y además el supuesto experto en sueño parece ignorar la más elemental de las normas: que cada uno cuenta la misa como le va en ella…

SG: Según él, es patológico que los peques de cinco años duerman la siesta, pero aquí, en el Kindergarten, nos han obligado a ello de toda la vida… hasta los seis años que entras en la escuela…

SB: Y a mí me encantaba dormir siesta, se ve que soy más patológico que tú…

SG: Además de que internacionalmente es una de las pocas cosas buenas que exportamos, la siesta… y ahora resulta que es patológica…

SB: Ya estamos en lo de siempre, las reglas que son buenas para los adultos, para nosotros no funcionan…

SG: Como lo de dar azotes en el culo… Ayer mamá se quedó jugando hasta las tantas a la tablet… seguro que si pongo que se merece un azotito a tiempo escandalizo a alguien…

SB: Bueno, tú pon que es completamente hipotético, que ningún animal, Superpadre o Supernene es dañado aposta en la realización de este blog…

SG: En fin, que nuestro caso certifica que lo hagas como lo hagas, te sale bien: hemos mamado a demanda, dormido en el cuarto de nuestros padres hasta que pedimos casi que nos sacaran de allí, fuímos acarreados como cualquier producto de moda en el top-manta…

SB: Y somos normales y corrientes, con nuestras cosas buenas y las malas, como cualquier niño caramba…

SG: Bueno, geniales porque sabemos dormir desde que nacimos…

SB: Eso.

SG: Aunque algo he leído yo de que la leche materna tiene propiedades sedantes… Igual nos descalifican por dopaje.