La semana de mama: Te queremos, mamá (al menos hasta que seamos adolescentes)

SB: Mamá ha tenido esta semana en el trabajo unos días de mier…

SG: Tssss, que nos lee

SB: Bueno, pues eso, que la pobre ha tenido mucho estrés.

SG: Y una de las pocas cosas buenas que tiene el estrés en el curro de mamá, es que se pone tierna, muy tierna…

SB: Se le saltan las lágrimas…

SG: Nos dice que nos quiere todo el rato…

SB: Nos abraza…

SG: Sabemos qué el estrés es malo, mamá, pero podrías decirnos siempre cosas así de bonitas… Porque en el fondo, al menos hasta que llegue la adolescencia, para nosotros también eres la mejor mamá del mundo…

SB: Bueno, por lo demás, ya hemos empaquetado maletas y hoy nos vamos para España…

SG: A pesar del anuncio de la lotería de Navidad, mamá de momento ha decidido que no se hace alemana…

SB: Mejor, porque imagínatela en plan “Übermutter”

SG: Pufff, ya habla demasiado con las profes de la escuela, mejor, que siga como es…

La semana de mama: Te hemos pillado…

SB: Siempre lo dices, no hay excusa…

SG: Y tiene que tener la cabeza uno en lo que la tiene que tener…

SB: Querías hacer como que no ha pasado nada, pero te hemos escuchado hablando ayer por teléfono con papá…

SG: … y lo sabemos todo, sabemos que te has bajado del tren y te has dejado la maleta dentro.

SB: ¿Te parece bonito? ¿En qué andabas pensando?

SG: Aaaay, si es que tiénes la cabeza a pájaros y no puede ser, mamá, tienes que ser más responsable de tus cosas…

SB: Y menos mal que esto es Alemania y la maleta ha aparecido al día siguiente…

SG: Con todo dentro, porque sabemos que llevabas la cámara dentro…

SB: Y ya sabes lo que nos dices siempre…

Recuerda que si lo pierdes yo no te voy a comprar otro…

SG: Como sigas así, los Reyes te van a traer sólo carbón…

MMEEBS1_01_Corregida

Si alguien la ha visto, ésta es la que estamos buscando…

SB: Lo cierto SG, es que mamá está desconocida… Tan pancha con el tema de la cámara, pasando de nuestras broncas… con los sofocos que se lleva ella con este tipo de cosas.

SG: Pues no sé, para mí que es que no terminó de interiorizarlo… o eso, o lo de la meditación trascendental está dando sus frutos…

SB: ¿Tú estás segura de que medita? Porque para mí que está sobando…

SG: Que sí hombre de poca fe… Y ahora vamos a dejar la poca descarga que nos queda libre, que si no no podremos jugar a los zombies hasta la semana que viene…

No estamos muertos, estamos sin banda ancha, leré, leré…

Los Supernenes están afilando el teclado para contar todos los preparativos de las Navidades y como a su Supermadre cada vez le patina más el cerebro. SM ya no puede aguantar que su flamante teléfono inteligente recién comprado tenga síntomas de vejez prematura. Tengo una lista de post atrasados (52 Semanas, Viajes, Actividades) esperando…

Lio80_Micorazonsiempreestaencasa

Bueno y en el interpás, me dedico a probar personalmente todas las recetas que os pondré en un próximo post sobre galletas y muffins fáciles de preparar para diario (para las que encima quieran esforzarse, decorar y todo eso, ya recomendé blogs adelantados en el primer post de cocina que puse… Por aclamación popular, menos mal que no iba a hablar de dulces…).

¿Creéis que si abro una petición a change.org pondrán por fin ADSL en mi barrio?

Reflexión medioambiental…

Este texto lo he encontrado vía internet hace un tiempo y lo uso sin dar referencias, porque no las pude encontrar en su momento. Simplemente lo he pulido un poquito estilísticamente y os lo dejo porque da que pensar y creo que realmente, aquí está la clave del ahorro energético. Si consumieramos lo que consumíamos antes, en los años ochenta del siglo pasado (ay, qué mayor me siento cuando puedo decir cosas así) las necesidades energéticas del primer mundo serían sostenibles, el problema climático sería menor y además, no creo que sea un retroceso a la edad de piedra como proponen algunos de los que dicen que los que nos preocupamos un poquito por la ecología somos utópicos o reaccionarios: yo, al menos, no recuerdo haber vivido en aquellos tiempos en una cueva sin luz y sin comodidades (y sí SM, esta es la razón por la cuál nunca tendremos una secadora). Pensad, hay muchas cosas que damos por supuestas y podrían ser de otra manera, más amigable para el medio ambiente. Y ahora que se nos vienen las Navidades encima, igual conviene recordarlo.

En la fila del supermercado, el cajero le dice a una señora mayor que debería traer su propia bolsa, ya que las bolsas de plástico no son buenas para el medio ambiente.
La señora pide disculpas y explica: “Es que no había esta moda verde en mis tiempos.”
El empleado le contestó: “Ese es ahora nuestro problema. Su generación no puso suficiente cuidado en conservar el medio ambiente.”

“Tiene razón: nuestra generación no tenía esa moda verde en esos tiempos. En aquel entonces, las botellas de leche, las botellas de gaseosa y las de cerveza se devolvían a la tienda. La tienda las enviaba de nuevo a la fábrica para ser lavadas y esterilizadas antes de llenarlas de nuevo, de manera que se podían usar las mismas botellas una y otra vez. Así, realmente las reciclaban. Pero lleva razón, no teníamos esta moda verde en nuestros tiempos. Subíamos las escaleras, porque no había escaleras mecánicas en cada comercio ni oficina. Íbamos andando a las tiendas en lugar de ir en coches de 300 caballos de potencia cada vez que necesitábamos recorrer 200 metros. Pero tiene Vd. toda la razón. No teníamos la moda verde en nuestros días. Por entonces, lavábamos los pañales de los bebés porque no los había desechables. Secábamos la ropa en tendederos, no en secadoras que funcionan con 220 voltios. La energía solar y la eólica secaban verdaderamente nuestra ropa. Los chicos usaban la ropa de sus hermanos mayores, no siempre modelitos nuevos. Pero está en lo cierto: no teníamos una moda verde en nuestros días. Entonces teníamos una televisión, o radio, en casa, no un televisor en cada habitación. Y la TV tenía una pantallita del tamaño de un pañuelo, no una pantallota del tamaño de un estadio de futbol. En la cocina, molíamos y batíamos a mano, porque no había máquinas eléctricas que lo hiciesen por nosotros. Cuando empaquetábamos algo frágil para enviarlo por correo, usábamos periódicos arrugados para protegerlo, no cartones preformados o bolitas de plástico. En esos tiempos no arrancábamos un motor y quemábamos gasolina sólo para cortar el césped; usábamos una podadora que funcionaba a músculo. Hacíamos ejercicio trabajando, así que no necesitábamos ir a un gimnasio para correr sobre cintas mecánicas que funcionan con electricidad. Pero claro que está Vd. en lo cierto: no había en esos tiempos una moda verde. Bebíamos del grifo cuando teníamos sed, en lugar de usar vasitos o botellas de plástico cada vez que teníamos que tomar agua. Recargábamos las estilográficas con tinta, en lugar de comprar una nueva y cambiábamos las cuchillas de afeitar en vez de tirar a la basura toda la maquina afeitadora sólo porque la hoja perdió su filo. Pero,eso sí, no teníamos una moda verde por entonces. En aquellos tiempos, la gente tomaba el tranvía o el autobús y los chicos iban en sus bicicletas a la escuela o andando, en lugar de usar a su mamá como taxista las 24 horas. Teníamos un enchufe en cada habitación, no un regleta de enchufes para alimentar una docena de artefactos. Y no necesitábamos un aparato electrónico para recibir señales desde satélites situados a miles de kilómetros de distancia en el espacio para encontrar la pizzería más próxima. Así que me parece lógico que la actual generación se queje continuamente de lo irresponsables que éramos los ahora viejos por no tener esta maravillosa moda verde en nuestros tiempos.”

Sinceramente una historia que da para pensar… Normalmente se le echa la culpa a nuestras anteriores generaciones de el daño ambiental que hay ahora, pero después de leer esto, aún lo crees? No seremos nosotros los que con tanto avance estaremos cargándonos el medio ambiente en vez de sanearlo????…

Por cierto, si alguien conoce al autor, que le felicite de mi parte, la fabulita es simple, pero con miga.